Este blog forma parte del proyecto ”Crónicas imaginarias de una hecatombe Real” el cual se realizara dentro del marco del curso de Redacción Universitaria de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, división Ciencias Sociales y Humanidades, departamento de Humanidades.

domingo, 16 de octubre de 2011

El redoble de un tambor

Han pasado cinco años de  aquel suceso, y aún los recuerdos llegan a mi mente. Son imágenes vagas y confusas que de vez en cuando aparecen en mis sueños. Lo extraño es que siempre son las mismas imágenes, las cuales me hacen saltar de miedo. En todas ellas aparece el rostro de mi madre, quien murió de tristeza, ya que mi padre falleció al ser víctima de su vicio: el alcohol. 

Hace dos años que murió mi madre, y en todo ese tiempo no me había acordado de ella. Tal vez, porque intento evadir esos  recuerdos, cuando su angustia la invadía. Aquellos días que parecían una eternidad, transcurrían los meses y todo seguía igual.
 Antes de que mi padre muriera ya sufríamos bastante con la carencia de comida y dinero, pero esto no fue lo que arruino totalmente a mi familia, sino que enfermé gravemente y tuvieron que gastar dinero cuando me llevaron al hospital. Mi madre no sabía cómo iba a pagar las medicinas si se llegaban a necesitar. Ella no sabía que le faltaba algo peor: el diagnostico del doctor que me atendió.

Se derrumbó cuando le dijo que los riñones no me funcionaban, ya que estos eran del tamaño de una nuez. Recuerdo como se sorprendió y me abrazo con fuerza. Sus ojos se llenaron de lágrimas, al mismo tiempo de que su mirada cambio.

(Final)

2 comentarios:

  1. cuida tus acentos pero mejoras en cada entrada.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada. Me gusta tu idea.

    “víctima” es con tilde.

    Suerte

    ResponderEliminar